Pista Negra Sports, una de las 10 startups participantes en la séptima edición del Programa de aceleración Empenta, programa impulsado por ACCIÓ conjuntamente con ESADE y ESADECREAPOLIS, prevé empezar a comercializar su producto a finales del 2020 en España, Andorra y las zonas del sud de Francia.

Pista-Negra.jpg_516003747.jpg

La startup catalana ha desarrollado unas botas que se pueden utilizar tanto para esquiar como para calzado de calle. Se trata de una bota formada por una exoestructura de fibra de carbono que aporta la rigidez necesaria para esquiar con seguridad y que se combina con una suela flexible que permite andar cómodamente.

“La gran diferencia respecto las botas tradicionales es que esta exoestructura permite el control de los esquís sin comprimir el pie y la pierna”, explica Sergi Garcia-Alsina, fundador de Pista Negra y antiguo alumno de ESADE. Este sistema está asociado a un botín cómodo e impermeable, con una suela flexible y que evita presiones dolorosas. Las botas tradicionales, formadas por una carcasa de plástico que comprime el pie y la pierna, proporcionan la rigidez necesaria para controlar y dirigir el esquí, pero “esta estructura provoca que las botas sean muy incómodas y poco versátiles, de forma que andar es prácticamente imposible y siempre es necesario cambiarse de calzado para desplazarse”.

Además, las botas, que pesan menos que las tradicionales que se utilizan actualmente, incluyen un mecanismo de conexión y desconexión, que en modo marcha permite caminar y en posición esquí ofrecen la misma funcionalidad que las botas de esquí tradicionales.

Estas botas están pensadas para esquiadores de nivel medio, alto y para profesionales del sector. “Los monitores de esquí o los trabajadores de pista, que pasan muchas horas con las botas puestas, valoraran mucho las ventajas de estas nuevas botas”, destaca el fundador de la start-up. Pista Negra venderá sus botas a través de un canal e-commerce por llegar directamente al consumidor final y también mediante distribuidores para comercializarlas a tiendas especializadas. La start-up catalana ya ha creado tres prototipos, y durante el 2017, con el último prototipo plenamente funcional, realizó pruebas en pista con diferentes profesionales del mundo del esquí.

Pista Negra Sports, fundada el 2017, prevé empezar la comercialización de su producto durante la temporada de esquí del 2020 en España, Andorra y Sud de Francia y, posteriormente, vender las botas a nivel europeo y a los Estados Unidos. La start-up, que iniciará una ronda de financiamiento para su fase de industrialización, ha recibido el premio a empresa más innovadora en el Spot Summit organizado por Ad’Occ.