Anna Cañadell y Alba Garcia, cofundadoras de B·Come

Anna Cañadell y Alba Garcia, cofundadoras de B·Come

La startup ganadora del 080 Investors Day, celebrado durante la 080 Barcelona Fashion Week, es la innovadora B·COME. Sus fundadoras han creado una herramienta que mide e interpreta la cadena de productos que consumimos y producimos mediante un software de sistemas. Gracias a esta herramienta las marcas pueden hacer la medición del impacto social y medioambiental que tiene la producción de sus artículos. Esta información es muy útil tanto para las marcas, que pueden mostrar la sostenibilidad de sus productos, como para los consumidores, que pueden tomar mejores decisiones de consumo gracias a los datos proporcionados.

En un mundo de sobre información los datos proporcionan lucidez para tomar decisiones, y aquí entra B·COME, que ofrece cifras de forma exhaustiva y detallada para que los consumidores tomen conciencia de lo que compran y puedan actuar en consecuencia. Además, las marcas miden su impacto y pueden iniciar un proceso de transformación hacia un modelo más sostenible.

Hemos hablado con Alba Garcia, una de las fundadoras de B·COME y nos ha contado un poco más sobre la empresa y su visión.


¿Qué os motivó a crear B·COME?

La necesidad de cambio. Transformar aportando soluciones y construyendo una industria mejor. La industria de la moda tiene un impacto social y medioambiental que percibimos pero a la vez es una industria que genera puestos de trabajo, beneficios brutales, que emociona, por lo tanta se puede positivizar de una manera increíble.

¿Cómo fue el proceso de creación?

Anna y yo vivíamos juntas, somos amigas de toda la vida y siempre hemos querido emprender. Antes de lanzar B·COME como consultora, hace cuatro años, viajaba mucho a Asia y conocía los procesos de producción de los tejidos del mundo de la moda. Cuando volvía le decía a Anna que teníamos que hacer algo. Dejamos nuestro trabajo y nos fuimos a India con nuestras mochilas a buscar proveedores. Allí cerramos nuestro primer cliente, es el mayor productor de algodón orgánico de India, trabajamos con él durante tres años y medio. Pero el año pasado decidimos cerrar la línea de negocio de la consultora y estuvimos  meses en un laboratorio de ideas, hasta que se nos ocurrió crear B·COME como es hoy en día.

¿Cuál es la mayor dificultad con la que os encontrasteis a la hora de emprender?

Me gustaría que para el consumidor fuéramos las estrellas michelín de la moda y para las marcas una herramienta y un referente de transformación .
— Alba Garcia, Cofundadora de B·COME

La sobre información. Estamos más informados de lo necesario en todo. Cuando hablamos del análisis del ciclo de vida de un producto, el reto es conseguir poner en orden toda la información. Menos es más.

¿Cómo os veis dentro de cinco años?

asdfadresf.PNG

Nos vemos como una solución líder. Ahora mismo somos las únicas que ofrecemos todos los datos del ciclo de vida del producto juntos. Al estudiar la competencia nos dimos cuenta de que hay empresas que ofrecen ciertos servicios pero no hay ninguna que los integren y ofrezcan una solución 360 a las marcas.

Me gustaría que para el consumidor fuéramos las estrellas michelín de la moda y para las marcas una herramienta y un referente de transformación .

¿En qué punto se encuentra el proyecto actualmente?

Estamos en un punto de expansión. En febrero iniciamos nuestra actividad en España y tenemos previsto salir a Europa en septiembre. En pocos meses hemos cerrado ya varios clientes y hemos recibido una respuesta muy real en el mercado. Nuestros clientes entienden que no somos un certificado sino una validación y una herramienta, y esto es muy diferente.

¿Creéis que vuestra empresa puede incentivar un cambio de consumo?

Sí, yo pienso que cuando haces cambios en tu vida no lo haces de un día para otro, son las pequeñas decisiones las que hacen que se produzcan cambios, las que generan transformación.Siendo conscientes podemos tomar estas decisiones.

¿Qué diríais a aquellas personas que quieran emprender en el sector de la moda sostenible?

Que lean mucho. Que sean muy críticos con lo que leen, porque hay mucha información falsa. Además, deben ser muy honestos, mucha gente se esta subiendo al carro de la sostenibilidad pero hay que ser sincero sobre los propios productos. Una marca puede ser sostenible con pequeñas decisiones. Muchas veces no es necesario pensar tan en grande, sino que las pequeñas decisiones, como es la elección del tejido para hacer un producto, pueden significar grandes cambios.