Marta Arisa: «Cada vez hay más mujeres directivas, pero es cierto que asumir el riesgo no encaja tanto en el tópico femenino»

Entrevista a Marta Arisa, Cofundadora & CMO de Kibus Petcare

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, un día en el que se conmemora la lucha de la mujer por su participación en la sociedad y por su lucha por la igualdad de oportunidades, hablamos con una de las emprendedoras del ecosistema de Esade Creapolis: Marta Arisa, Cofundadora  & CMO de Kibus Petcare.

Como startup innovadora y pionera en desarrollar y lanzar el primer dispositivo que cocina automáticamente alimento saludable para mascotas, a través de una tecnología que ha recibido reconocimientos a nivel mundial, Kibus Petcare participó en la IX Edición del Programa Empenta en 2019 y actualmente es una de las empresas residentes de Esade Creapolis. 

El equipo de Kibus Petcare se compone de cuatro integrantes, siendo Marta la única mujer del grupo. En este sentido, hemos querido aprovechar esta fecha para conocer de primera mano su trayectoria profesional como emprendedora y el motivo que la llevó a tomar las riendas de su proyecto hace ya 3 años.

¿Qué te motivó e inspiró para emprender?

Es una opción que cada vez más gente contempla. Tener la oportunidad de trabajar para ti, y poder tomar las riendas de tu proyecto, supone un gran desarrollo tanto a nivel profesional como personal. Trabajar para otro tiene ciertas limitaciones tanto a nivel del conocimiento global que tienes del negocio como a nivel de tener claro cuál es tu ámbito de actuación. Al trabajar en tu startup, tienes la oportunidad de conocer el estado del negocio al completo, con una visión global muy importante.

Según nuestro último estudio de emprendimiento digital femenino, hemos detectado que la falta de autoconfianza y la obsesión por la perfección son algunos de los retos a los que se enfrentan muchas mujeres a la hora de emprender ¿Qué opinas sobre este dato?

En la empresa somos 4 personas, somos 3 socios y un trabajador y yo soy la única mujer. En mi opinión, uno de los problemas a los que nos enfrentamos es la carencia de referentes.

Los temas de autoestima son importantes, porque nos auto exigimos mucho, porque buscamos la perfección, que hace que demos mucho valor a cualquier pequeño defecto o cosa que creemos que nos falta, pero un tema que puede ayudar y fomentar el emprendimiento femenino es mostrar con total normalidad que hay referentes femeninos en muchos ámbitos. 

Igual que en las carreras más técnicas permiten a una niña mostrarle referentes en investigación o en ámbitos más técnicos; pues en el ámbito de emprendimiento, ocurre lo mismo. Yo creo que la normalidad, el hacerlo visible de forma homogénea es lo que puede fomentar el emprendimiento en niñas.

La obsesión por la perfección puede ser un arma de doble filo, ¿en qué sentido crees que  genera un efecto positivo en la empresa?

La mujer te aporta las ganas de aprender, de mejorar, siempre que esto no te frene a tirar hacia adelante el proyecto. Te da el empujón a formarte en un ámbito que quizás no conocías tanto, hecho que comporta un salto cualitativo mucho más importante tanto a nivel personal como en ganar la confianza de poderlo hacer, además de los conocimientos y la experiencia de llevarlo a cabo.

¿A qué retos te has enfrentado en tu trayectoria como emprendedora y cómo los has superado?

El reto está en tener que tirar hacia adelante en ámbitos que no dominas. Al final la decisión es tuya. Emprender significa tomar las riendas, y esto te permite rodearte de los profesionales necesarios que creerán en tu proyecto y te ayudarán a impulsarlo.

Encontrar los recursos en pequeñas cosas, asumir las responsabilidades y el riesgo de tomar decisiones, es algo que mejoras mucho cuando eres emprendedor y te permite entender la globalidad de la empresa en cada uno de sus cambios.

Tras relacionarte con otras startups durante tu trayectoria profesional, ¿Cómo ves el papel de la mujer en el mundo del emprendimiento?

La realidad es que hay pocas mujeres en el mundo emprendedor, y eso es una cosa que se tiene que solucionar. 

Existe un problema de estigma social. A nivel profesional, hacer un salto a una carrera propia, asumir el riesgo de este modo y tomar las riendas, no son papeles propios de la mujer históricamente.

Cada vez hay más mujeres directivas, pero es cierto que el tema del riesgo no encaja tanto en el tópico femenino. Se tiene que fomentar que haya más mujeres emprendedoras porque al final nos enriquece a todos.

¿Qué consejo le darías a otras mujeres emprendedoras?

Habla y pide ayuda. Cuando entras en el mundo emprendedor te das cuenta de que Barcelona es muy rica en este mundo y ofrece muchas posibilidades.

Tenemos la suerte de vivir en un entorno que fomenta el emprendimiento y lo apoya mucho. Una vez te metes dentro del mundo emprendedor, te das cuenta que es un mundo muy solidario.

En mi caso, he tenido que explicar la idea cuando solo era una idea, preguntar dudas, conocer mentores en diferentes ámbitos, y abrirme a la hora de participar en programas de aceleración como es el caso del Programa Empenta.

Por ello, cualquier persona que tenga la inquietud o tenga una idea, tiene que dar un paso adelante y aprovechar todas aquellas oportunidades donde se fomente el emprendimiento. Al fin y al cabo, emprender comporta asumir el riesgo de ver si ese es tu momento y es tu idea.