Qué es el método lean startup y cómo aplicarlo en un proyecto

Lanzar una idea de negocio implica, muchas veces, partir de la base de no saber qué desean realmente los clientes. De hecho, puede que ni ellos mismos lo sepan.

No obstante, es imprescindible acostumbrarse a conocer de primera mano las necesidades de un cliente y encontrar, al mismo tiempo, un hueco para el producto o servicio en el mercado. Pues bien, esta es la filosofía que persigue el método lean startup. Si quieres saber qué es la metodología lean startup y cómo funciona, no te pierdas este post.

la metodología lean startup

Método lean startup: ¿qué es?

La metodología lean startup nació de la mano de Steve Blank, un emprendedor de Silicon Valley que desarrolló una metodología de validación de productos basándose en la evolución del cliente. Ahora bien, la particularidad en la que Blank centró su método fue saber si el producto o servicio cubría las necesidades de su público.

Sería años más tarde cuando Eric Ries, alumno de Blank, desarrolló el concepto lean startup más a fondo, tomando como punto de partida el sistema de lean manufacturing aplicado en la compañía Toyota. En 2008 Ries publicó su libro “El método lean startup”, todo un referente aún a día de hoy para el ecosistema emprendedor.

¿Cómo aplicar la metodología lean startup?

El método lean startup es un sistema que sirve para validar un negocio intentando reducir el tiempo y el coste a la hora de crear una empresa, startup o producto. Ahora bien, ¿cómo lograrlo? Podemos resumir el funcionamiento del método lean startup en tres palabras: probar, aprender y desaprender.

Aplicar esta filosofía en una empresa conlleva tres “simples” pasos, conocidos como los tres pasos del lean startup. Estos pasos o conceptos se plantean en forma de un círculo infinito que está en constante movimiento, retroalimentandose para crear, medir y aprender.

En concreto, este círculo representa los siguientes conceptos: 

método lean startup de validación de productos

Fases del método lean startup

Poner en práctica esta metodología a la hora de desarrollar un proyecto o producto implica seguir tres pasos para seguir un círculo que está en constante movimiento: el de la innovación continua.

  1. Crear

Se trata de una fase inicial en la que se traslada una idea a algo material, dándole una forma más concreta. El resultado que se obtiene se denomina mínimo producto viable (MPV) o prototipo, que cumple las funciones básicas y sirve para estudiar la reacción de los clientes. Esto permitirá recoger datos que servirán de base para pulir el producto y saber qué tipo de público puede estar interesado en él.

  1. Medir

Para saber si el proyecto funciona es necesario contar con buenas herramientas de medición. Sin embargo, otro aspecto clave es contar con un sistema de medición adecuado. Y es que tenemos mucha información a nuestro alcance, pero el éxito reside en saber qué medir y qué datos analizar.

El método lean startup cuenta con las llamadas “métricas piratas”, que son aquellas que analizan el tipo de respuesta que tiene el mínimo producto viable. Estas son:

  1. Aprender

Es imprescindible que la empresa aprenda sobre los resultados recogidos durante el proceso. A partir de este punto, el ciclo vuelve a iniciarse para elaborar el producto final. No obstante, ese producto final se construirá a partir de las necesidades detectadas en los clientes potenciales y según las opiniones de los stakeholders. Es decir, se construye a partir de un feedback previo.

Lean manufacturing: ejemplo de lean startup

Como comentábamos, las bases de esta metodología fueron asentadas por el creador de la compañía automovilística Toyota. De hecho, esta “producción ajustada” (lean manufacturing) fue el punto de inicio para el desarrollo de los principios de lean startup por parte de Ries. En este modelo, se dio el máximo valor a los clientes utilizando los recursos mínimos necesarios. En concreto, el lean manufacturing se centra en la continua optimización del producto eliminando pasos que no aporten valor al proceso.

lean startup como recurso para el emprendimiento

Método lean startup, clave en la innovación

Cada vez más empresas, independientemente de su tamaño, aplican la metodología lean startup. Las grandes compañías buscan que sus nuevos servicios no supongan un fracaso y que se adapten lo máximo posible a las necesidades de sus clientes. De hecho, empresas como Dropbox, Netflix o Telefónica ya lo han aplicado. Por su parte, las startups confían en esta metodología para evitar riesgos y no hacer grandes inversiones sin saber la acogida que puede tener su producto o servicio.

Esade Creapolis, como hub de la innovación que apuesta por el emprendimiento, cuenta con la metodología lean startup como recurso para impulsar o acelerar proyectos. Se trata de un método muy útil a la hora de comprobar la validez del producto o servicio a lo largo de todo el proceso. Dinos, ¿conocías el método lean startup?